fbpx Saltar al contenido
Arquitectura

La arquitectura carcelaria del Colegio y Parroquia Inmaculado Corazón de María

noviembre 19, 2020
colegio inmaculado corazon de maria

El Colegio y Parroquia Inmaculado Corazón de María está ubicado en la localidad de Tunjuelito, barrio el Claret de Bogotá.

Inició actividad hace 63 años y ha experimentado cambios espaciales y en su Arquitectura durante este tiempo, pero ha mantenido siempre una característica en particularidad: El ladrillo en muros cerrados, algo típico de la arquitectura carcelaria.

parroquia inmaculado corazon de maria
Simulación de letrero sobre una de las fachadas reales del Colegio / © Samuel Velásquez R. – 2020

El Parroquial Inmaculado Corazón de María en un Nodo sin aporte

Es un incono arquitectónico, sin duda, gracias a la Parroquia que alberga el mismo nombre y a su gran exposición urbana al estar localizado en uno de los Nodos urbanos del barrio el Claret, es decir, dicho barrio fue planeado urbanísticamente como un barrio obrero, y en su diseño se establecieron nodos (intersecciones de calles generando glorietas y parques), y en uno de ellos converge el Colegio.

parroquia inmaculado corazon de maria
Intersección de varias calles importantes del Barrio Claret / © Samuel Velásquez R. – 2020

Pero es un nodo sin aporte urbanístico a la ciudad, contrario a su Nodo paralelo (La Glorieta de los Abuelos); algo en lo que el Colegio hubiese pedido aportar, si no estuviese tan cerrado con muros extensos, ciegos y pesados visualmente, como sucede con el Colegio Nuestra Señora de la Sabiduria.

Además, en dicho Nodo no ocurre algún tipo de actividad urbana importante, bien sea pasiva o activa; quizás sí se destaque por ser un punto de encuentro de estudiantes al terminar la jornada diaria de dicho Colegio, pero más allá no deja de ser solo una intersección de calles (Carrera 29 con cinco Vías entre calles, diagonales y transversales).

La arquitectura del Colegio representa la diversidad de Volúmenes encerrados

Quizás haya sido producto del paso del tiempo quien se encargó de establecer dicha arquitectura; un edifico allí, otro edificio allá y para unirlos y mantener la seguridad surge la construcción de un muro para encerrar. Esa es la Arquitectura del Colegio.

Algo parecido a la caja de fósforos expresada por el sistema constructivo de La vivienda VIP en Bogotá; son volumenes cerrados y, aunque no son pequeños cono una caja de fósforos, estan aislados del contexto urbano.

colegio inmaculado corazon de maria
Detras de uno de los muros del colegio se observa uno de los Edificios internos / © Samuel Velásquez R. – 2020

¿Acaso está mal? Desde el punto de vista urbanístico Sí y desde el punto de vista arquitectónico-privado No, porque todos somos libres y podemos construir como queramos. “Esa fue la educación que recibimos”.

Como sucede con los edificios de vivienda en Bogotá, que son cerrados en todo su contorno con La Reja, y como último ejemplo tenemos el edificio San Lucas.

A lo que me refiero es que ¿Acaso no prevalece más el bien común? Algo que suele escucharse mucho en la educación, pero que en la práctica se nos olvida.

El colegio de cierta manera es común, a pesar de ser privado es común,  porque su tamaño, ubicación y representación así lo establece y debería aportar valor urbanístico, pero es desperdiciado por cerrarse y no permitir la creación de visuales y espacios físicos con los que se logre construir vida urbana.

El problema del Colegio es el Muro

En paralelo al problema que representa La Reja en la Arquitectura, los Muros también son problemas cuando no se saben utilizar correctamente.

Y como sucede en las Cárceles, en las que los muros son utilizados para separar, restringir y prohibir, aquí en el Colegio Inmaculado Corazón de María sucede lo mismo separandose de la Ciudad.

Galería fotográfica del recinto educativo Inmaculado Corazón de María

Comentarios!