fbpx Saltar al contenido
Arquitectura

Colegio Almirante Padilla Sede A

diciembre 18, 2019
Colegio Almirante Padilla sede a

Seguimos en Usme, en el sur de Bogotá. Alli está ubicado el Colegio Almirante Padilla sede A, colegio Público y, además, con una característica fuerte y un problema preocupante, que ya es común en este tipo de equipamientos públicos: La Reja y la pariencia a Cárcel.

El Muro y La Reja del Colegio Almirante Padilla

Una particularidad arquitectónica de éste edificio educativo es el Muro y La Reja.

Llaman la atención desde lejos y cerca; quizás la comunidad y habitantes del barrio los Tejares lo vean normal, que observen este colegio y determinen que el Muro y la Reja son condiciones arquitectónicas normales del Colegio, es más, que son necesarios para la correcta seguridad.

Como lo hemos expuesto anteriormente, acerca de la forma natural de pensar y el funcionamiento del cerebro en las personas, es la explicación del porqué estos elementos arquitectónicos pueden considerarse normales.

El diseño arquitectónico del Colegio está concebido para para que no exista Muros ni Rejas.

Verdaderamente éstos elementos, mal llamados arquitectónicos, no deberían aparecer en las fachadas, ya que éstas están bastantemente protegidas con Rejas forzadas en acero ornamental.

Colegio Almirante Padilla
Doble protección; en las ventanas y con el Muro / © Samuel Velásquez R. – 2019

El Muro y La Reja son un sobrante actual en todo el edificio.

De ésta manera, el diseño arquitectónico del colegio puede ser expresado sin estos elementos, y para garantizar la seguridad basta con los elementos de protección existentes, ya nombrados, ubicados en las ventanas.

La arquitectura y diseño del Colegio Almirante Padilla

Como vimos con el Colegio Nuestra Señora de la Sabiduría, este colegio público también contiene en su interior un Patio Central, no tan grande como su homologo privado, sin embargo llama la atención su configuración.

En consecuencia a la configuración perimetral de volúmenes se genera el patio central.

Es como un gancho cuadrado, con una pequeña abertura en uno de sus costados, la cual es la portería de acceso, con doble entrada; como si fuese un cuartel multar, con doble filtro de seguridad para entrar.

Colegio Almirante Padilla
Acceso, lo único visual del colegio desde el exterior / © Samuel Velásquez R. – 2019

Mientras los estudiantes permanecen en el interior del edificio, los habitantes circulan, caminan y hacen sus trabajos; nadie se da por enterado lo que pasa en el interior.

¿Acaso deberían los peatones entrerarse lo que ocurre en el interior? y pregunto yo ¿Acaso no es un edifico «Público«?

Un verdadero edificio público, hablando arquitectónicamente, debería brindar más cualidades espaciales y de valor comunal, como por ejemplo abrirse a sus habitantes.

El equipamiento debería exponer un poco lo que pasa en la aulas de los estudiantes, aunque ya sabemos que no es así, ya que las ventanas están dispuestas de tal manera para que los estudiantes no se distraigan, y abundan los ejemplos de éstos colegios.

Por último, y auqnue suene increible, dentro de los muros encontramos Cultatas o Medianeras (Termino argentino).

Es increible porque si el diseñador encerró su arquitectura puede diseñar dentro del lote o predio lo que desee, y dejar una culata significa que no fue un diseño pensado para ese predio especifico, y que más bien es un diseño sistematizado que se implató allí.

Fotografías del exterior arquitectóncio del edificio educativo del barrio los Tejares / © Samuel Velásquez R.

Comentarios!